Azoro

Azoro
Igual los libros que las coladeras...

sábado, 12 de abril de 2008

...el sagrado instinto de no tener teorías... (Poética íntimísima)

La escritura entraña, indudablemente, vasta cantidad de preguntas para quien la ejerce. Desde el misterio de un espacio aparentemente vacío, hasta el eco que llega de las letras desbordantes.

(El libro, me decía un sabio por el que siento sincero respeto,
encierra un rostro al que, al escribir,
atribuimos sus arrugas.

"El más antiguo libro es la más pura cara.

Y añadía: "No pienses que el libro, que tampoco está excento
de enfermedades, desaparece con el libro. Muere únicamente
en su filigrana. Y sabemos que a nosotros corresponde ir a buscarlo
más allá, donde nos restituye nuestro universo escrito".

También decía: "El lago está en la cumbre de todo poderío,
pues domeña los reflejos que le obsesionan. LO MISMO EL LIBRO,
CUANDO SE HACE OÍR, BEBER".)

Edmond Jabés, El Libro de las preguntas Vol II.



Hallé, en alguna de las tantas facetas de Octavio Paz, una gran simetría de mascaradas: al primer escritor le corresponde la elaboración del poema (texto), pero es el segundo escritor al que le corresponde la fatiga de revisar lo escrito y demolerlo.
("Pensar, incluso así, es actuar. Sólo en el devaneo absoluto,
donde no interviene nada activo, donde por fin hasta nuestra
conciencia de nosotros mismos se atolla en un lodo -SÓLO AHÍ,
EN ESE TIBIO Y HÚMEDO NO-SER, la renuncia a la acción
puede lograrse competentemente.

No querer comprender, no analizar... Verse como se ve
la naturaleza; mirar sus impresiones como se mira
un campo- en eso consiste la sabiduría.")

Fernando Pessoa, Libro del desasociego.

Entonces, cuando anochece el umbral de lo escrito; la pluma se levanta indecisa con afán de llenarlo todo. ¿Esto querría decir que la escritura es inmediata, fija, fosilizada? ¿Querría decir que la escritura cerca su perímetro?

("La realidad que revela la poesía y que aparece detrás del lenguaje
-esa realidad visible sólo por la anulación del lenguaje en que consiste
la operación poética- es literalmente insoportable y enloquecedora.
Al mismo tiempo, sin la visión de esa realidad ni el hombre es hombre
ni el lenguaje es lenguaje. La poesía nos alimenta y nos aniquila, nos da la
palabra y nos condena al silencio. Es la percepción NECESARIAMENTE
MOMENTÁNEA (no resistiríamos más) del mundo sin medida que un día
abandonamos y al que volvemos al morir.")

Octavio Paz, El mono gramático.

La herida que no cesa, la interrogante en la garganta, son muestra del pequeño espectro en que mi obra inventa la manera de fugarse de sí misma -y de mí mismo-.

8 comentarios:

Ana dijo...

¿tiene usted el libro de las preguntas de jabés? ando tras esa joya pero mi presupuesto aún no ha alcanzado, espero que pronto.

mil gracias por la visita, es un gusto, espero no sea la última. aqui sigo en fepoética.

Andrés dijo...

Pues, ya que andas tras él, diré que salió hace poco una edición de Siruela que contiene ambos volúmenes (y no es tan cara). Muchas gracias igualmente por la visita.

Qué bueno que te guste Jabés, ojalá pronto puedas hacerte de esa joyita.

Saludos.

Andrés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
caramelo dijo...

eso es, una fuga de lo que nos toca (ser y hacer), pero sin dejar de ser ese yo íntimo.

Andrés dijo...

Caramelo, entre tantas fugas y devaneos, seguimos intentando hacer poesía.

Muchas gracias por la visita.

Lázaro Aramís de Troyes dijo...

Qué tal Andrés.
Me parece, en mi muy particular visión subjetivísima del asunto, que antes del escritor que revisa, y aún antes del escritor que escribe, hay un primer escritor en quien el poema se forja. El poema surge de alguna circuntancia y debe forjarse en el escritor antes de poder escribirse. Es casi como estar embarazado del poema por algún rato antes de su primera aparición.

Ana dijo...

andrés la edición que tu dices, si no me equivoco, la vi en la feria del palacio de minería en febrero, costaba algo así como 980 pesos. estoy segura de que es poco para lo que es ese libro pero mi presupuesto aún no alcana para eso. ya estoy haciendo el cochinito, a ver si para el año que viene jaja, un saludote.

Andrés dijo...

Saludo a quienes han seguido comentando.